lunes, 26 de septiembre de 2016

LA PARADOJA DE LA VIDA.

"La gran paradoja de la vida es que quienes pierdan su vida la ganarán. Esta paradoja puede constatarse en cualquier situación corriente. Si nos aferramos a nuestros amigos podemos llegar a perderlos, pero si no somos posesivos en nuestras relaciones, haremos más amigos. Si lo que perseguimos y deseamos es la fama, a menudo esta se desvanece tan pronto como la hemos alcanzado, pero si no sentimos la necesidad de ser conocidos, puede ser que se nos recuerde mucho tiempo después de nuestra muerte. Cuando queremos estar en un lugar central, fácilmente acabamos al margen, pero cuando somos lo suficientemente libres como para estar en el lugar donde debemos estar, vemos a menudo que nos encontramos en un lugar central.
Dar nuestra vida por los demás es el mayor de todos los actos humanos. Así ganamos nuestra vida."

HENRI NOUWEN 

lunes, 19 de septiembre de 2016

EL RIESGO DE AMAR.

"Cada vez que tomamos la decisión de amar a alguien, nos exponemos a un gran sufrimiento, porque aquellos a quienes más queremos no sólo nos dan grandes alegrías sino que nos causan también grandes tristezas. La mayor pena es la de la partida. Cuando el hijo o la hija dejan la casa, cuando el marido o la mujer parten por largo tiempo o de manera definitiva, cuando el amigo querido se va para otro país o muere, el dolor de la partida puede ser desgarrador.
Aún así, si queremos evitar el dolor de la partida, nunca sentiremos la alegría de amar. Y el amor es más fuerte que el temor, la vida es más fuerte que la muerte, la esperanza más fuerte que la desesperación. Hemos de confiar en que siempre vale la pena asumir el riesgo de amar. "

HENRI NOUWEN

lunes, 27 de junio de 2016

EL SACRAMENTO DE LO QUE EXISTE.

"Cuando Dios se encarnó en Jesús, se unieron lo increado y lo creado, lo eterno y lo temporal, lo divino y lo humano. Esta unidad significa que todo lo que es mortal apunta ahora hacia lo inmortal, todo lo finito hacia lo infinito.
 En y a través de Jesús, todo lo creado se ha convertido en un espléndido velo a través del cual se nos revela el rostro de Dios.
Es la llamada cualidad sacramental de lo creado. Todo lo existente es sagrado porque todo lo que existe habla del amor redentor de Dios. Mares y vientos, montes y árboles, el sol y la luna y las estrellas y todos los animales y las gentes se han convertido en ventanas sagradas que nos ofrecen la posibilidad de vislumbrar a Dios."


HENRI NOUWEN 

lunes, 13 de junio de 2016

BATALLAS.

Tengo la impresión de que muchos de los debates en la Iglesia en torno a temas como el papado, la ordenación de las mujeres, el matrimonio de los sacerdotes, la homosexualidad, el control de la natalidad, el aborto y la eutanasia tienen lugar a un nivel fundamentalmente moral. En este nivel las distintas facciones batallan en torno al bien y el mal. Pero tal batalla suele estar alejada de la experiencia del amor primigenio de Dios que subyace a todas las relaciones humanas. Para describir las opiniones de las personas se emplean términos como derecha, reaccionario, conservador, liberal e izquierda, y muchos debates parecen más batallas políticas por el poder que búsquedas espirituales de la verdad”. 

HENRI NOUWEN
(En el nombre de Jesús, PPC, 1998)

(Imagen:  cuadro "Cristo el novio", pintado por Robert Lentz por encargo de Nouwen)

martes, 7 de junio de 2016

¿DE MAL HUMOR?

"¿Estamos condenados a ser víctimas pasivas de nuestros cambios de humor? ¿Hemos de limitarnos a decir ´Hoy tengo un día malo´ u 'Hoy me siento fabulosamente', y exigir a los demás que vivan de acuerdo con nuestros humores?
Aunque nuestros humores son muy difíciles de controlar, podemos superarlos poco a poco, viviendo una vida espiritual disciplinada. Lo cual nos ahorrará el ir mostrando nuestros humores.
Podemos 'sentirnos' sin ganas de levantarnos por la mañana, porque 'sentimos'que la vida no vale la pena ser vivida, que nadie nos quiere, que nuestro trabajo es una pesadez. 
Pero si nos levantamos de todos modos, pasamos un rato leyendo el Evangelio, rezando un salmo y dando gracias a Dios por un nuevo día, es probable que nuestros humores pierdan su poder sobre nosotros. "

HENRI NOUWEN

jueves, 2 de junio de 2016

ACERCA DE NOUWEN.

"Amado Señor, estaré siempre insatisfecho, tenso y desasosegado hasta que me halle completamente en paz en tu casa... No hay ninguna seguridad de que mi vida sea más fácil en los años venideros, o de que mi corazón se calme. Pero existe la certeza de que me aguardas y me darás la bienvenida al hogar cuando haya perseverado en mi largo viaje hacia tu casa." (Henri Nouwen.)



"Al momento de su muerte, en 1996, Henri Nouwen era uno de los más populares e influyentes escritores espirituales de su época. A través de docenas de libros invitó a innumerables personas a penetrar más profundamente en la vida espiritual, en la intimidad con Jesús y la solidaridad con un mundo herido. Gran parte de su impacto vino de su franca disposición a dejar ver su propia herida. Esta honestidad confesional fue un rasgo céntrico de su mensaje. La vida espiritual, insistía, no está sólo destinada a los santos o a la "gente perfecta". Por el contrario, el llamado de Jesús se dirigía a la gente ordinaria, que es débil y claudica, a todos nosotros en nuestra imperfección y humanidad. "Hemos sido elegidos para hacer de nuestro propio, limitado y muy condicionado amor, la puerta de entrada al ilimitado e incondicional amor de Dios." Era un llamado a la conversión, a la curación, una invitación a volver al hogar.

La búsqueda de este verdadero hogar fue un motivo constante en la vida y en los escritos de Nouwen. Nacido en Holanda, donde fue ordenado sacerdote, Nouwen pasó la mayor parte de su vida en los Estados Unidos. Enseñó en prestigiosas universidades norteamericanas, incluyendo Notre Dame y la Yale Divinity School. Fue durante esos años de la década de 1970 cuando comenzó a surgir como el popular escritor de libros tales como Abriéndonos, Intimacy (Intimidad) y El sanador herido. Si bien obtuvo rápidamente seguidores fieles, Nouwen experimentó un desasosiego y una ansiedad constantes acerca de su lugar en el mundo. Padecía una excepcional necesidad de afecto y afirmación; había un hueco dentro de él, que parecía que sólo Dios podría llenar.

En 1974, Nouwen tomó un año sabático para vivir en la abadía trapense de Getsemaní. La simple enseñanza de la espiritualidad no le era suficiente; sentía que debía cultivar un centro espiritual propio más profundo. Su siguiente libro, Diario desde el monasterio, ofreció una conmovedora narración de su retiro monástico, abriendo, al mismo tiempo, una ventana sobre sus luchas espirituales: "¿ Qué me impulsaba de un libro a otro, de un lugar a otro, de un proyecto a otro?" Volvió a Yale pero en 1981 se alejó para un tipo diferente de retiro, esta vez, entre los pobres de Latinoamérica. Por último, retornó a los Estados Unidos, convencido de que su vocación era ayudar a servir de puente entre el oprimido pero devoto pueblo de Latinoamérica y los cristianos del norte.

En 1982 aceptó una invitación para enseñar en la Harvard Divinity School. Sus conferencias atrajeron enormes multitudes. No obstante, esto sólo acentuaba su constante sensación de soledad y aislamiento. Más tarde escribió con sentimiento acerca de las tentaciones de "ser importante, poderoso y espectacular" que Cristo sufrió en el desierto. No le satisfacía ya el brillante estímulo de la vida universitaria, pero ni la soledad monástica ni la misión en el Tercer Mundo parecían responder a los deseos de su corazón. En este punto tuvo lugar en su vida un importante momento decisivo.

A lo largo de los años, Nouwen había visitado una cantidad de comunidades de L’Arche en Francia y Canadá. En estas comunidades vivían personas mentalmente incapacitadas, con ayudantes competentes. En el año 1986, Daybreak, la comunidad de L’Arche de Toronto, invitó formalmente a Nouwen a unírsele como su pastor. Como observara más tarde, era la primera vez en su vida que había recibido un llamado tan formal. Habiendo vivido durante muchos años entre los "mejores y más brillantes", pensó si no sería entre los "pobres de espíritu" donde finalmente encontraría lo que estaba buscando. Aceptó con ansiedad el llamado y Daybreak se transformó en su hogar por el resto de su vida.

Era una vida diferente de todo lo que había conocido antes. Aparte de sus deberes pastorales, Nouwen vivía como el resto de los demás miembros de la comunidad en una casa con gente discapacitada. Le fue asignado el cuidado del adulto más severamente discapacitado de la comunidad, un hombre joven llamado Adam, quien no podía hablar ni moverse por sí mismo. Nouwen pasaba horas cada mañana simplemente bañándolo, vistiéndolo y dándole de comer. Halló que era una ocasión para una profunda conversión interior. Adam no estaba impresionado por los libros o la fama de Nouwen ni por su genio como orador público.
A través de este hombre desvalido y mudo, Nouwen comenzó a experimentar el sentido de lo que significa ser el "Amado" de Dios.

Éste no fue, sin embargo, el fin de sus luchas. Luego de su primer año en Daybreak atravesó un completo quebranto emocional, sin duda la culminación de tensiones largamente reprimidas. Durante meses casi no pudo hablar o abandonar su habitación. Ahora él era el discapacitado, rogando silenciosamente a Dios por alguna confirmación de su existencia. Con el apoyo y las oraciones de sus amigos pudo atravesar este período y emerger más en paz consigo mismo. A este trauma se le añadió un accidente casi fatal, que afianzó aún más el sentido de su propia mortalidad y un aprecio más profundo por la maravilla de la vida. Esta comprensión se vio expresada en sus libros subsiguientes. Allí describía la sensación de "ser enviado: enviado para hacer conocer a la gente que tiene hambre y sed de amor, el amor abrasador del Padre". Sus escritos reflejaban un creciente sentido de apremio, como si intuyera el escaso tiempo que le restaba para compartir todo lo que deseaba decir.

En una serie de libros reflexionó acerca del desafío de acoger nuestra muerte como un acontecimiento que da significado definitivo a nuestras vidas. "La pregunta principal no es ¿cuánto más seremos capaz todavía de hacer durante estos pocos años que nos quedan de vida? Sino más bien, ¿de qué manera podemos prepararnos para nuestra muerte, de manera que nuestro morir sea una nueva forma para nosotros de enviar nuestro propio espíritu y el de Dios a aquellos que amamos y que nos han amado?"

En el verano de 1996, Nouwen trabajó duramente y completó cinco libros. Para muchos amigos parecía más feliz y más en paz que nunca; hablaba con gran entusiasmo de su inminente sexagésimo quinto cumpleaños. Por tal motivo su repentina muerte, debida a un infarto, el 21 de setiembre, causó gran conmoción. La muerte le llegó cuando atravesaba su Holanda natal en camino hacia Rusia, para trabajar en una película sobre su pintura favorita, "El regreso del hijo pródigo" de Rembrandt. Su cuerpo fue trasladado para el funeral entre sus amigos y su familia de Daybreak.

Dejó muchos libros en producción. Uno de ellos, publicado el día que murió, concluía con estas palabras: "Muchos amigos y miembros de mi familia han muerto durante los últimos ocho años y mi propia muerte no se halla lejana. Pero he escuchado la voz interior del amor, más fuerte y profundamente que nunca antes. Deseo seguir confiando en esta voz, y ser guiado por ella más allá de las fronteras de mi corta vida, adonde Cristo lo es todo en todo."

 (tomado de Todos los Santos de Robert Ellsberg)